Dile adiós a los poros abiertos con esta mascarilla de sábila en hielo

Sin importar cuánto cuidemos nuestra piel ni cuánto invirtamos en costosas cremas para el rostro, no podremos tener un cutis totalmente protegido hasta que no solucionemos el principal problema, los poros abiertos.

Estos diminutos conductos en nuestra piel son totalmente normales y nunca estarán completamente cerrados, el problema viene cuando están muy dilatados y acumulan residuos.

Se vuelven notorios en el momento en que observamos una espinilla o punto negro que brota de la piel, esto debido a la suciedad e impurezas que entran en esos poros abiertos.

¡Tranquila! Que todo se puede solucionar de una manera simple, rápida y muy económica, todo gracias al milagro de la naturaleza.

La sábila, la mejor aliada contra los poros abiertos

Mejor conocida por muchos como aloe vera, la sábila es una planta que ha sido utilizada por la industria de cosméticos y del cuidado de la piel durante décadas por sus múltiples beneficios cicatrizantes.

Con la ayuda del extracto de sábila combinado con hielo, podremos decirle ¡Adiós! A esos molestos puntos negros en el rostro y a los poros abiertos.

Este método es usado desde muchos años atrás para el cuidado del cutis y la regeneración de células para cicatrizar y sanar heridas.

En este artículo te enseñaremos cómo hacer una mascarilla con los siguientes ingredientes.

Hielo con aloe vera, la combinación perfecta

La ecuación es simple, el calor nos hace sudar y para que nuestras glándulas sudoríparas logren extraer el sudor con éxito de nuestro cuerpo, los poros se abren y se mantienen así mientras la sensación térmica se mantenga elevada.

Entonces, si el calor deja los poros abiertos, el frío hará el efecto contrario, de allí viene la importancia del hielo en esta mascarilla naturista.

Preparación:

Solo basta tener una cubeta de hielo, cristal de sábila, cuchillo y cuchara para nuestra mascarilla para combatir los poros abiertos.

Usamos el cuchillo para picar nuestro pedazo de aloe vera de manera vertical, dejando al descubierto la pulpa transparente, es allí donde se encuentran todos los nutrientes.

Con la cuchara removeremos esta pulpa y la verteremos en la cubeta de hielo hasta que el espacio quede totalmente lleno.

Intenta cubrir todos los espacios que puedas para tener más contenido.

Luego, lo guardamos en el congelador hasta que esté totalmente congelado, formando así un cubo de hielo de aloe vera.

La sábila hará que tu piel deslumbre sin poros abiertos

Antes de dormir, procedemos a limpiar muy bien nuestro rostro con agua y jabón y secamos totalmente.

Después, tomaremos uno de los cubitos de hielo y lo pasaremos delicadamente por nuestra piel afectada.

El cubo de hielo, al tener contacto con la piel se irá derritiendo poco a poco.

El aloe entrará en los poros abiertos al mismo tiempo que el frío los irá cerrando, limpiando a la perfección cada poro.

Una vez que el cubo se consuma y tengamos nuestra cara totalmente cubierta por la sábila, dejamos actuar en nuestra cara durante una media hora, para luego proceder a removerla con abundante agua.

Repite este acto cada noche con un cubo de aloe vera por día y verás en pocos días cómo tu rostro se ve mucho más limpio, sano y sin puntos negros.