Logra un pelo largo perfecto


Consejos para cuidarlo y no llenarse de nudos


Hay que reconocerlo: el pelo largo luce hermoso y sedoso cuando está saludable, pero la realidad es que son muchas las mujeres que batallan contra los obstinados nudos que se empecinan en formarse una y otra vez, y no le dan descanso a la fibra capilar. Por eso, si sos de esas “guerreras” puede que estos consejos te sean útiles a la hora de cuidar tu larga cabellera.

En primer lugar, ¿sabías que el pelo enredado es una de las principales complicaciones capilares femeninas después del frizz? El pelo enredado aumenta la caída del pelo, la porosidad e incluso las posibilidades de padecer algunas enfermedades dermatologicas. La principal causa de que las hebras del cabello se enreden es la resequedad. La exposición al cloro del agua, a diferentes químicos, como la tintura, o las agresiones externas como la polución refuerzan este problema.

También, el tipo de cabello contribuye en la formación de nudos. Por ejemplo, aquellos cabellos que sean delgados, es decir finos, o muy enrulados, tienden a ser más propensos.

La raíz del problema está en la falta de hidratación. El cabello tiende a enredarse cuando se encuentra en un estado de sequedad o de debilitamiento, y estas causas generan que las cutículas que lo recubren tiendan a abrirse y a engancharse unas con otras.

Es algo imperceptible para el ojo humano, pero absolutamente fácil de sentir al tacto. La buena noticia es que una rutina que incluya una crema para peinar, un sérum y unos cuidados básicos permite evitar este inconveniente, que resulta realmente muy molesto. La fórmula es sencilla: entre más hidratado esté el pelo, menos se va a enrederar. Por eso es conveniente invertir en buenos productos que lo hidraten y permitan recuperar la cutícula de la hebra.

Tips de lavado

Los expertos recomiendan usar el shampoo correspondiente a cada tipo de cabello y tratar de desenredarlo durante el momento de la ducha, que el cabello está de forma vertical, siempre desde las puntas hacia arriba y evaluando que no esté extremadamente dañado. En el caso de que lo este, lo ideal es hacerlo con una spray acondicionador sin enjuague al salir del baño. También es aconsejable enjuagar con agua fría, ya que el agua caliente quita brillo y hace que se vea seco. Además, si la temperatura es fresca, ayuda a sellar las cutículas del pelo, dejándolo más sedoso y brillante.

Tips de cepillado

Un buen consejo es peinar el cabello cuando todavía está húmedo. Hacerlo en seco empeora los nudos y resquebraja la fibra capilar. El pelo debe cepillarse a diario para eliminar el exceso de grasa y la suciedad que se adhiere cada día. Además, al cepillar el pelo se activa la circulación del cuero cabelludo, algo muy beneficioso para la salud capilar ya que permite que los nutrientes y el oxígeno lleguen a la raíz.

Pero sin duda alguna, el secreto está en saber elegir el peine o cepillo que conviene de acuerdo al tipo de cabello que uno tenga. Hay peines anchos, ideales para el momento de desenredar el cabello húmedo, que permiten cuidar la fibra capilar, asegurándonos de no tirar de más mientras nos peinamos. El cepillo con cerdas de nylon es perfecto para aquellos que sufren problemas de nudos ya que son más flexibles y facilitan el deslizamiento.

Hay cepillos de distintas cerdas y grosores que pueden adaptarse mejor para cada cabello, por lo que lo ideal es asesorarse en el salón de peluquería con un estilista. Y los que tienen cerdas naturales mejoran la circulación en el cuero cabelludo y ayudan a que tu melena se enrede menos.

Eso sí: los expertos recomiendan no cepillar el cabello más de dos veces al día con el objetivo de evitar el desgaste y levantamiento de cutículas, que protegen la parte interna del cabello y el color, en el caso de las mujeres que hagan este tipo de tratamiento.