¿Qué aceite capilar elegir para tu melena?


Cuál usar y cómo aplicar los aceites capilares


Hay muchas maneras diferentes de usar el aceite para el cabello: en el baño, en grandes cantidades y dejándolo actuar antes del lavado, en el shampoo, el acondicionador o para uso diario para dar suavidad y brillo. Pero, ¿cuál elegir? Todo depende de tu tipo de cabello.

Si tienes el pelo frágil y quebradizo, opta por aceite de ricino para fortificarlo. Si tienes el pelo seco, utiliza mejor aceite de coco, que le aportará la hidratación que tanto necesita. El aceite de jojoba es perfecto si tienes el cabello graso, ya que ayudará a que se regule la producción de sebo del cuero cabelludo. El aceite de aguacate es el más indicado si tienes el cabello dañado. Y si tienes el cuero cabelludo irritado, usa aceite de almendras dulces.

Cómo aplicar el aceite capilar

Pese a que cada producto es diferente y es necesario seguir las indicaciones de cada fabricante, los aceites capilares se pueden dividir en dos grandes grupos: los que se deben aplicar antes del lavado porque necesitan aclarado, y los que se pueden aplicar con el cabello limpio porque no lo engrasan ni lo ensucian.

En el primer grupo encontramos todos esos aceites más densos, que nutren y reparan el cabello en profundidad, pero que deben aclararse siempre. Podemos aplicarlos o bien unos 30 minutos antes de ducharnos, o bien la noche anterior y dejarlo actuar mientras dormimos. En ambos casos es recomendable envolver el cabello en una toalla para potenciar el efecto del producto.

En el segundo grupo, por su parte, entrarían todos aquellos aceites de acabado, que proporcionan brillo o hidratación de manera instantánea pero sin engrasar ni dar un aspecto sucio al pelo.