La reacción del cuerpo sin actividad


¿Qué pasa con tu cuerpo al dejar de hacer ejercicio?


Si haces ejercicio constante y por diferentes razones lo dejaste de hacer, el proceso que ocurre en el cuerpo se llama “desentrenamiento”. Esto provoca varias modificaciones en el organismo de las personas a nivel cardiorespiratorio, muscular, y metabólico. Además de provocar depresión, ansiedad, y consecuencias para la salud mental. Estos son los efectos que uno puede llegar a experimentar en estos casos.

Pérdida de masa muscular y de fuerza: El músculo comienza a perder proteínas, al no tener que realizar su trabajo comienza a perder proteínas que se absorben en la circulación y se eliminan por la orina. Los músculos se van a hacer más pequeños, si comes la misma cantidad que cuando hacías ejercicio, la grasa se comenzará a acumular y terminará por cubrir tus músculos.

Favorece el envejecimiento: En un cuerpo activo qué acostumbrado a realizar ejercicio, la capacidad del corazón para bombear sangre aumenta y el órgano está activo y fuerte. Al abandonar el entrenamiento y reducir el trabajo de los músculos del cuerpo, se consume menos oxígeno, la circulación se desacelera, comienza a disminuir la capacidad de los vasos sanguíneos para irrigar a más zonas y órganos van a estar menos oxigenados. El organismo no va a estar tan saludable, va a aumentar el proceso de envejecimiento.

El metabolismo se vuelve más lento: Al consumir menos energía, disminuir la masa muscular, los niveles de glucosa pueden aumentar y puede favorecer a la diabetes.

Vuelve el estrés: Te haces más vulnerable a los cambios de humor, te puede volver depresión, puede bajar tu autoestima si comenzas a subir de peso.

Baja tu energía: Al sentirte nervioso y ansioso, te vas a sentir cansado, no podrás dormir relajado como antes, te costará levantarte por las mañanas. No vas a tener un sueño reparador, vas a notar una bajada de energía.

Perderás condición física cardiovascular: Lo perderás lentamente, aunque igual seguirá siendo más alto que el de una persona sedentaria o que nunca hace ejercicio. Según los expertos en el tema, perderás hasta un 40% de la condición física cardiovascular.

Los beneficios de la flexibilidad: Se pierden rápidamente si no realizamos estiramientos durante algún tiempo, los músculos y tendones, empiezan a retraerse a su longitud típica de descanso.