Los mejores ejercicios para entrenar en casa


Te ayudamos con ejercicios específicos, accesorios prácticos y sesiones efectivas


El deporte más común que se puede practicar en casa suele estar asociado a las máquinas de pesas. Pero no todo el mundo tiene la suerte de tener una bicicleta elíptica o una cinta de correr. Así que puedes entrenar en base a ejercicios de fuerza, fitness o estiramientos.

¿Cuál es el mejor equipamiento con la mejor relación precio-espacio? La cuerda de saltar. Los ejercicios de saltos con cuerda son súper cardiovasculares y muy energéticos, transforman el cuerpo y el corazón muy rápidamente.

Otro deporte que puedes practicar en casa es el remo. Ocupa un espacio mínimo en casa y cuenta con numerosos beneficios para los muslos, abdomen, brazos y espalda.

El yoga sigue siendo el rey de los deportes que se practican en casa que, además del efecto sobre nuestro cuerpo, también actúa sobre nuestro sistema nervioso, nuestra concentración y nuestra mente.

Ejercicios de calentamiento para hacer en casa

Antes de ponerte a saltar la cuerda o lanzarte a hacer sentadillas y flexiones duras, hay que calentar, para no forzar los músculos, y arriesgarse a lesionarse. Es aconsejable activar el cuerpo de forma lenta y progresiva.

Prepárate y estira. Con los pies paralelos y bien anclados en el suelo, mete el estómago, aprieta las nalgas, baja los hombros y levanta los brazos palma a palma por encima de la cabeza.

Luego estírate hacia el suelo sin forzar, deteniéndote cuando empieza a tirar. Permanece en este límite y levántate despacio y gradualmente.

Estira a los lados, los pies se extienden un poco más que el ancho de las caderas, y sin desplazar la pelvis, con un brazo extendido, estira los costados y la cintura.

Luego ponte a cuatro patas y estira una pierna hacia atrás mientras estiras el brazo opuesto hacia adelante. Aprieta tus músculos abdominales, estira el brazo y la pierna y mantén el equilibrio.

Luego, acostada en el suelo contra la pared, levanta las piernas para que formen un ángulo recto con el torso en el suelo y las piernas contra la pared. Con este movimiento deberías notar tensión en la parte trasera de las piernas.

Levántate suavemente y ponte en una silla con la espalda contra la pared y quédate ahí. Esto calentará los muslos. Aprieta tus abdominales y no te ayudes con las manos en los cuádriceps.

Para finalizar, ponte de pie de nuevo para continuar con los saltos que siguen a continuación.

La clave para cumplir tus objetivos deportivos: hacer ejercicio regularmente

Ponte un horario y cúmplelo. Por lo menos dos veces a la semana o cada dos días (la mejor manera de obtener resultados y tonificar tu cuerpo y tu corazón).

¿Alguna vez has pensado en aceptar un reto de 30 días? No es una mala manera de forzarte a hacer ejercicio regularmente.