Los mejores trucos para recuperar el brillo de tu plata


¿Tu plata ha perdido brillo? Descubre cómo recuperarla


Bicarbonato y vinagre

Deberás mezclar estos dos ingredientes en medio vaso de agua y formar una pasta. Déjalo reposar durante 5 minutos y después rascar la plata con un cepillo de dientes untado en la mezcla. Te aconsejamos que las cerdas sean blandas para evitar rallar las joyas o los cubiertos. Después, cuando hayas terminado, retira los restos de la masa con un paño suave humedecido, preferiblemente de microfibra.

Si se trata de limpiar joyas de plata y no están demasiado sucias, puede que sea suficiente con que las sumerjas en un recipiente con vinagre durante una o dos horas.

Papel de aluminio y sal

Calienta agua en una olla hasta que esté a punto de ebullición (recuerda no utilizar este procedimiento con joyas que tengan piedras o cristales incrustados, ya que podrían desprenderse). Viértela sobre un recipiente que hayas cubierto previamente con papel de aluminio y añade una cucharada generosa de sal. Sumerge en este recipiente la pieza de plata que quieres limpiar (deberán ser pequeños, como colgantes, anillos o pendientes) y déjalos reposar en el líquido durante unos 15 minutos. Después, sécalos con un paño seco suave de microfibra.

Limón y sal

Vierte una cucharada de sal sobre medio limón hasta que empape y frota con el los objetos que quieres limpiar. Hemos de reconocer que este truco es un poco más trabajoso, ya que tendrás que insistir para conseguir que la plata brille. Este truco es muy efectivo porque consigue ”exfoliar” la plata y eliminar las partículas ennegrecidas sin dañarla. Cuando hayas terminado, deberás enjuagar los objetos con agua y secarlos con un paño de microfibra.

Pasta de dientes

La que escojas no deberá ser blanqueadora ni antisarro, ya que sus fórmulas contienen ingredientes abrasivos que pueden dañar la plata. Las mejores serán aquellas que contengan bicarbonato y sean de color blanco.

Para aplicar este remedio, humedece un paño suave limpio y ponle un poco de pasta de dientes. Pásalo por los objetos que quieres limpiar y comprobarás que el paño se ennegrece. Esto significa que estás retirando las partículas de plata contaminadas. Para conseguir un buen resultado deberás humedecer y limpiar el paño constantemente. Después, enjuaga las piezas con agua.