Amor por nuestro pelo con rulos

Amigarnos con nuestro pelo y darle el cuidado que necesita es el primer paso para potenciar nuestros cabello con rulos y que se vuelvan aún más atractivos. Acá te contamos cómo realzarlos y tratarlos de la manera que se merecen para soltar tu pelo natural.

Una de las premisas que siguen los nuevos métodos en tricología -la disciplina que estudia el mejor cuidado y tratamiento del cabello- es que las melenas con rulos están para lucirse. Por eso, los productos y cuidados específicos para este tipo de pelo son diseñados para brindarles sus requerimientos esenciales, realzar su belleza natural y simplificar las rutinas diarias. Ya quedó atrás la idea de aplacarlos, disciplinarlos o transformarlos, que prevalecía en los cánones de belleza de hasta hace algunos unos años.

Cosméticos aliados

En este plan, unos de los productos esenciales serán aquellos que contrarresten la falta de humedad, frecuente en estos cabellos, y que llevan a la acumulación de electricidad estática y por consiguiente, el efecto encrespado o con frizz. El punto de partida serán los champús livianos de uso diario, que mantengan el cuero cabelludo saludable y libre de impurezas. Luego, entran en juego los acondicionadores -en versiones con enjuague, máscaras o ampollas más concentradas- que permitan que el pelo regrese a un nivel normal de hidratación y permanezca suave y nutrido. A estas alternativas, se agregan aquellas presentaciones sin enjuague que suelen incluir derivados de silicona. Sus puntos a favor primordiales: suavizan las cutículas levantadas, generan una placa protectora que los aísla del medio ambiente e impiden que las fibras se impregnen de una humedad excesiva. Además, ayudan a conservar los rizos definidos y facilitan el peinado. 

Peinados que suman

Liberadas de la hegemonía de los alisados químicos y la planchita, el secador se ubica bajo la lupa. La realidad es que favorece la deshidratación. Con lo cual, conviene espaciar el uso del secador, utilizarlo siempre con un protector térmico, seleccionar la opción de aire frío y colocarlo a diez centímetros de la cabeza. Otra buena alternativa es manejar los rulos con los dedos y solo dar un toque final a una temperatura media. En cuanto a los peines, los modelos anchos y de doble hilera son los más adecuados. Desenredan fácilmente sin tironear ni romper las fibras. Si son de madera, ¡muchísimo mejor! También es importante evitar cepillar el pelo de manera enérgica y con tirones. Ya que de esta forma se dañan las fibras capilares. Cada melena tiene sus necesidades. Aprender a identificarlas y armar un menú de cuidados personalizados es la clave para disfrutar de su belleza natural.