Somos pura energía

¿Sabías que tu recurso más valioso es tu energía personal y que podés aprender a manejarla y así crear tu propia realidad?

“Cuando cambiamos la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma”, Wayne Dye

Somos el lienzo, como somos las imágenes que aparecen en él. Somos la pintura, así como también somos los pinceles. Somos el recipiente en el que existen en todas las cosas, el puente entre las creaciones de nuestro interior y nuestro mundo exterior y el espejo que nos muestra lo que hemos creado. Vivimos en un mundo energético: nuestros pensamientos, nuestras palabras, nuestras emociones, nuestro comportamiento… todo afecta a los patrones de energía de nuestro ser. Nuestra misma existencia genera cargas de energía y eso produce patrones que hablan un lenguaje. Incluso cuando permanecemos en silencio, el lenguaje de la energía se habla constantemente. La realidad que llamamos vida se co-crea permanentemente desde los patrones de energía que generamos y, de acuerdo a la información que trasmitimos, nos responde.

Iluminá tu vida
Cuando tomamos consciencia de que somos los creadores de nuestra realidad, soltamos el papel de víctimas y nuestro poder personal se potencia .Al entender cómo opera la energía en el mundo, comprendemos más fácilmente que la capacidad o el poder de dirigir nuestra energía determina, en gran medida, nuestra vida. Así, es posible dirigir nuestras intenciones, pensamientos e ideas a una mejoría en nuestra propia vida y en la que nos rodea. Entonces, respirá profundamente y observate…con cada pensamiento, palabra, acción y emoción, generás energía. Contemplá cómo estás usando tu energía. ¿Estás usando tu energía para generar constantemente preocupación, enojo o frustración? ¿Estás usando tu energía para generar paz, gozo o soluciones creativas en los innumerables desafíos y oportunidades de la vida diaria? ¿Estás listo/a para fortalecer tu habilidad para hacer una elección y después empoderarla con claridad y enfoque? Te invito a que elijas dirigir y amplificar tu energía a la co-creación de tu vida más iluminada. Por tanto, hacete cargo de tu recurso más valioso: ¡tu energía personal!

El poder de dirigir nuestra energía determina, en gran medida, nuestra vida

El secreto: ¡la práctica!
Realizando diariamente este ejercicio, notarás una verdadera diferencia. Irradiar energía central:
Enfocá tu atención debajo de tus pies. Imaginá una esfera dorada de energía a 60 cm. debajo de ellos. Dirigí tu energía para que fluya hacia abajo y da la intención para una fuerte conexión. Sentí tu anclaje. Ahora, enfocá tu atención arriba de tu cabeza. Imaginá otra fuente de energía dorada a 60 cm arriba de tu cabeza. Dirigí energía para que fluya hacia arriba y dale intención para una fuerte conexión. Sentí la apertura de tus energías superiores. Da la intención de irradiar energía en todas las direcciones como un faro brillante de luz. Inspirá y exhalá. Irradiá sentimiento de paz profunda sin importar lo que pueda estar pasando en tu vida. ¡Sentí la paz!