Esto le pasa a tu cerebro cuando bebes demasiado café

Todo en exceso es malo y el café no es la excepción. Sino pregúntale a tu cerebro.

El café es una bebida extremadamente saludable y deliciosa. Muchos de nosotros la hemos incorporado a nuestra vida diaria, bien sea para empezar la mañana, mantenernos despiertos o simplemente por costumbre.

El problema es, como en todo, cuando se abusa de la sustancia, logrando que el cerebro pueda desarrollar cierto comportamiento inusual.

El café contiene cafeína, una sustancia que puede aumentar tu estado de ánimo, metabolismo y rendimiento mental y físico. Sin embargo, en altas dosis puede tener efectos secundarios desagradables e incluso peligrosos.

Diversas investigaciones han demostrado que los genes tienen una influencia importante en su tolerancia a él. Algunos pueden consumir mucha más cafeína que otros sin experimentar efectos negativos. Pero otros sí pueden verse afectados por diversos problemas, todos asociados con tu cerebro.

Esto le pasa a tu cerebro cuando bebes demasiado café

Genera ansiedad

Se sabe que la cafeína aumenta el estado de alerta. Funciona bloqueando los efectos de la adenosina, una sustancia química cerebral quete hace sentir cansado.

Al mismo tiempo, desencadena la liberación de adrenalina, la hormona de «lucha o huida» asociada con el aumento de la energía.

Sin embargo, según reseña el portal Healthline, en dosis más altas, estos efectos pueden llegar a ser más pronunciados, lo que conduce a la ansiedad y el nerviosismo.

De hecho, el trastorno de ansiedad inducido por el café es uno de los cuatro síndromes relacionados con la cafeína enumerados en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

Se necesitan dosis de café extremadamente altas de 1.000 mg o más por día para causar nerviosismo y síntomas similares en la mayoría de las personas, mientras que incluso una ingesta moderada puede conducir a efectos similares en individuos sensibles a la cafeína.

Crea insomnio

La capacidad de la cafeína para ayudar a las personas a mantenerse despiertas es una de sus cualidades más preciadas. Por otro lado, demasiado café puede dificultar el sueño reparador.

Los estudios han encontrado que una mayor ingesta de cafeína parece aumentar la cantidad de tiempo que una persona se tarda en conciliar el sueño.

También puede disminuir la calidad, debido a que el cerebro se mantiene activo y en estado de alerta, desconociendo así sus parámetros de sueño regulares.

Es importante destacar que la cantidad de cafeína que puedes consumir sin afectar tu sueño dependerá de tu genética y otros factores. Además, el contenido consumido más tarde en el día puede interferir con tus parámetros regulares porque sus efectos pueden tardar varias horas en desaparecer.

Desarrolla adicción

A pesar de todos los beneficios para la salud que tiene beber café, no se puede negar que puede convertirse en la formación de hábitos.

Una revisión detallada sugiere que aunque la cafeína desencadena ciertas sustancias químicas cerebrales de manera similar a como lo hacen la cocaína y las anfetaminas, no causa adicción clásica de la manera en que estas drogas lo hacen.

Sin embargo, puede conducir a dependencia psicológica o física, especialmente en dosis altas.

A pesar de que el compuesto no parece causar verdadera adicción, si bebes regularmente una gran cantidad de café u otras bebidas con cafeína, hay una muy buena probabilidad de que pueda volverte dependiente de sus efectos.

Crea alucinaciones

Alucinaciones e ilusiones son síntomas comunes del consumo de mucho café y hacen que una persona con la condición experimente todo, desde una fuerte creencia en conspiraciones hasta falsedades en lo que el sensor cerebral respecta.‎‎ Y a menudo, escuchan cosas que no están ahí.‎

‎Un estudio encontró que cinco tazas era exactamente la cantidad que hacía que la gente escuchara la canción Blanca Navidad de Bing Crosby, a pesar de que en realidad estaban escuchando ruido blanco simple. ‎

Un coautor del estudio dijo que les dijeron a los participantes que «dentro del ruido blanco, puede haber partes de la canción Blanca Navidad, y si la oyes, presiona un botón».‎

«No incluimos Blanca Navidad en el ruido blanco, pero encontramos que las personas que estaban muy estresadas y tenían altos niveles de cafeína, por lo que pensaban que escuchaban la canción», comentó. ‎