Consejos para mejorar la confianza en pareja


Toma nota de estos sencillos tips para lograr una relación sana


Fomenta la comunicación

Hay que trabajar la comunicación, intentando mostrarnos abiertos a escuchar la opinión de la otra persona en aspectos tanto cotidianos como relevantes de la relación, intentando fomentarla y creando momentos y climas oportunos para que no se dé de manera rápida y con cortes creando malentendidos o interferencias en el intercambio de la información.

Confía en ti misma

Ten por seguro que para confiar en nuestra pareja, antes de nada debemos confiar en nosotras mismas, cuidando nuestra autoestima y valorando nuestros puntos de vista, dando lugar a un clima de confianza donde podamos proyectar nuestra relación de forma sana y constructiva sin dejar cabida a la desconfianza creada por experiencias previas o con otras personas.

Sé clara y sincera

Aborda la relación desde un enfoque sincero y asertivo, defendiendo tus ideas y haciéndolas llegar claramente a tu pareja de manera que no surjan frustraciones ni malentendidos que pueden llevar a puntos de fricción en la comunicación.

Sé también empática y comprensiva

Por supuesto, es importante también ser empáticos y comprensivos, no dejándonos llevar por las expectativa o por nuestra única visión de afrontar las cosas, considerando el ponernos en el lugar del otro e intentar comprender sus puntos de vista para construir así esos acuerdos comunes basándonos en nuestra propia confianza personal.

Implícate en tu relación

Crear proyectos comunes y alimentar la rutina con iniciativas por ambas partes, no dejando que siempre lleve esa carga una de las partes de la pareja, lo que posiblemente dará lugar a una desigualdad que antes o después creará un punto de conflicto.

Respeto por encima de todo

Tenemos que respetarnos a nosotros mismos y al otro, intentando no juzgar sus acciones de primeras o posicionándonos siempre en la cesión ante una negociación cotidiana o importante.

Plantéate qué necesitas realmente

Hacer hincapié en las necesidades propias y ajenas, intentando incorporarlas a la pareja y compartiéndolas con ella si es posible, haciendo que formen parte de los puntos comunes o buscando como desarrollarlas a nivel individual buscando sentirnos más completos.