¿Quieres saber qué es la hipersexualidad?


Todo sobre la hipersexualidad


La hipersexualidad, es un trastorno en el que los afectados sienten la necesidad continua de obtener gratificación sexual. Descubre más sobre este trastorno.

A pesar de que se sigue utilizando el concepto de ninfómana, actualmente lo correcto es utilizar el término hipersexualidad para denominar a este problema tanto en mujeres como en hombres. Aunque es posible que escuches la palabra ‘ninfómana’ para hablar de forma coloquial sobre la supuesta adicción al sexo de una mujer, este no es el término correcto, además, es importante tener en cuenta que se trata de un trastorno que no debe tomarse a la ligera. Disfrutar del sexo plenamente no tiene nada que ver con la hipersexualidad. A continuación te contamos en qué consiste esta enfermedad.

La hipersexualidad se define como una conducta sexual compulsiva. De esta forma, se producen fantasías, impulsos o conductas sexuales de forma excesiva, la persona no las puede controlar. Tanto es así, que esto llega a afectar de forma negativa a diferentes ámbitos de la vida de la persona que padece este transtorno tales como las relaciones, el trabajo o la salud.

Las conductas sexuales tales como la masturbación, el cibersexo, el consumo de pornografía, las múltiples parejas sexuales o el pago por sexo pueden convertise en un elemento esencial de la vida de la persona afectada hasta el punto de perjudicarle seriamente y también a otras personas de su entorno.

No se conoce cuáles son las causas exactas de la hipersexualidad, pero este trastorno puede estar relacionado con un desequilibrio de las sustancias químicas naturales del cerebro o padecer algún otro trastorno cerebral.

En caso de perder el control de la conducta sexual, es importante buscar ayuda, sobre todo si esta produce problemas serios en la persona afectada o en otros. Este tipo de trastorno suele empeorar con el tiempo, por lo que recibir tratamiento psicológico cuanto antes es lo mejor.

Lo más importante es que busques un psicólogo especializado en esta área de la salud con el que te sientas cómodo para mantener el tratamiento. Olvídate de la culpa y recuerda que buscar un tratamiento será la única forma de superarlo y tener una mayor calidad de vida.