Ritual para superar un mal amores


Ritual para poder desprenderte de ese pensamiento romántico


¿Has terminado una relación y no consigues superarla? No es habitual pero a veces acudir a un ritual para poder hacerlo se puede convertir en una vía. Esto requiere de mucha fe y credibilidad por nuestra parte, pero a veces solo pensar que estamos haciendo algo por mejorar se convierte en toda la ‘magia’ que necesitamos. Por eso esto podría ser una buena manera de poner punto final a ese amor que no consigues superar.

Para el ritual necesitarás una foto de la persona, una jarra de agua, aceite, dos velas, una blanca y otra roja, y cerillas

Pasos para el ritual

Agarraremos la foto de la persona a la que queremos olvidar y llenaremos una jarra de agua trasparente. Una vez llena, colocaremos la foto de esta persona debajo de la jarra. Agarraremos una cuchara y la llenaremos de aceite para meterla dentro de éste agua.

Con las velas haremos lo siguiente: en primer lugar, las consagraremos recitando, en voz alta, que las utilizaras para olvidar a esta persona. La blanca la colocaremos a la izquierda de la jarra y la roja a la derecha. Las encenderemos con las cerillas.

Una vez encendidas las velas vamos a mirar a través del agua la foto de esta persona y vamos a visualizar cómo se va de nuestra vida, todos los recuerdos los vas a ir desvaneciendo en función de que los vayas recordando. Vas a ir dejando atrás todo lo que vayas pasando por tu mente.

Una vez ‘recordado’, agarra la foto y prende un extremo con la llama de la vela blanca y el otro extremo con la vela roja. Mientras vemos consumirse la foto, será necesario que la pongas en algún pote que proteja el lugar de las llamas.

Mientras vemos consumirse la foto recitaremos en voz alta lo siguiente: “Yo, (dices tu nombre), quemo tu imagen, (el nombre de la persona que quieres olvidar) y decreto que te quiero lejos de mi vida y de mi mente. Deja mi corazón y me libero de este dolor”. Acabado el ritual, tiraremos el agua fuera de tu hogar, y con las cenizas haremos lo mismo, que se las lleve el viento.